Dime cómo saludas

El saludo se contrae, por economía de la lengua —¡hasta en eso hay que ahorrar!— y nos limitamos a...

Leer más