Stadia es la consola de Google que funcionará vía nube, cosa que hizo alzar una ceja a muchos jugadores con respecto a la experiencia que ofrecería la consola en sus títulos.

Una de las cuestiones más controvertidas fue el lag; en el evento donde se permitió al público probar la consola se veía claramente cierto retraso con respecto a las acciones de los jugadores, sin mencionar que muchas veces fallan los servicios de internet o los mismos servidores de Google; aunque la empresa promete haber reducido el lag de entrega hasta un punto razonable.

Madj Bakar, vicepresidente de ingeniería de Stadia, aseguró que Stadia será más rápida que otras consolas del mercado, ya que han introducido una tecnología para predecir las próximas acciones del usuario al interactuar con el mando.

Es una propuesta innovadora, sin duda, pero puede llegar a ser un problema durante los primeros días de la consola. Si el sistema no hace la predicción acertada, realizará una acción no deseada en el videojuego. Este problema preocupa más a los jugadores de la escena competitiva, quienes cuidan muy minuciosamente sus jugadas; el multijugador en general es siempre difícil de predecir.